¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

Lo nuevo

El acuerdo entre Partido Popular y Ciudadanos es una excelente noticia. Abre por fin una nueva era tras los cuarenta años de régimen socialista que han convertido a Andalucía en una de las regiones más atrasadas y empobrecidas de la Unión Europea. Es de esperar que el nuevo gobierno no se deje absorber por la controversia partidista y ponga pronto en marcha las iniciativas necesarias para devolver el dinamismo a la economía y a la sociedad andaluza, como se ha hecho en Málaga y en Almería. Hay formas distintas de gobernar, bien rodadas en momentos recientes, y otras nuevas por explorar y descubrir. Puestas en marcha, como se insinúa en los puntos del acuerdo, pueden hacer de Andalucía un ejemplo de lo que el consenso de centro (centro derecha y centro izquierda) puede hacer por la sociedad española.

Si esto, que es lo más relevante, empieza a funcionar y a dar frutos pronto, se abrirá una nueva etapa política después de la inestabilidad y la parálisis que la quiebra del bipartidismo ha traído a nuestro país. Se trata de volver a revitalizar el centro político desde el nuevo reparto del poder.

Ciudadanos, que por fin va a gobernar en serio, ha hecho un buen trabajo durante la negociación al abrirse hacia la izquierda. Le permitirá atraerse el electorado moderado abandonado por unos socialistas extraviados por la ambición cortoplacista de Pedro Sánchez. Ciudadanos tiene una ocasión de oro para convertirse en el centro izquierda nacional, civilizado, liberal y europeo que tanto hemos necesitado.

El PP, por su parte, se enfrenta a la tarea de reivindicarse ante el nuevo populismo de derechas. Buena parte de su éxito dependerá de la gestión, en particular de la economía, y otra vendrá de su capacidad para adaptar a los nuevos tiempos, que poco tienen que ver con los que vieron los éxitos previos del PP, un ideario y unos principios olvidados durante demasiado tiempo. Para eso no hace falta arremeter contra Vox, que apoyan, en general, antiguos votantes populares. Sí, en cambio, cultivar una posición propia que tenga en cuenta lo que estos electores están queriendo decir. Si continúa con buen pie, como parece haber nacido, el acuerdo de Andalucía puede ser el inicio de una nueva etapa política en toda España.

La Razón, 28-12-18

Foto: Rosalía, Malamente

2Me gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

Sin comentarios todavía.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se ha excedido el tiempo. Por favor, actualice para confirmar.

efficitur. sem, dapibus ut libero eget neque. ante. libero ut consequat.