¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

Homosexualidad y política

José María Marco (64) confesó a sus padres que era homosexual en 1972, con 17 años. En pleno franquismo y con la ley sobre peligrosidad y rehabilitación social que perseguía a los homosexuales con penas desde multas hasta internamientos en cárceles o psiquiátricos. Sin embargo, Marco no vivió episodios de homofobia y rechazo a su alrededor. Siguió con su vida normal y, tras graduarse en el Liceo Francés y estudiar Filosofía en la Universidad de París VIII, se inscribió en la licenciatura de Filología Hispánica en la Universidad Complutense. En las casi cinco décadas que han transcurrido desde su salida del armario, José María Marco se ha convertido en uno de los máximos representantes del pensamiento liberal conservador. Escritor y colaborador de EsRadio, es profesor de la Universidad Pontificia de Comillas.

Ahora da el salto a la política como candidato de Vox para el Senado. Marco, que nunca ha ocultado su homosexualidad, apuesta por un partido tachado de homófobo, algo que él está dispuesto a desmentir, como afirma en conversación telefónica con La Otra Crónica.

«Me presento a las elecciones con Vox porque tenemos un problema con la existencia de la nación española y el partido que mejor trata este asunto es Vox», afirma. El intelectual ha elegido al partido de Santiago Abascal «por lo que representa». Se distancia de los adjetivos que tachan a la formación de homófoba: «En Vox no hay homofobia, hay una opinión sobre el matrimonio homosexual», sostiene.

Aunque en las Cien medidas para la España viva presentadas por la formación verde no hablan directamente de los homosexuales, es cierto que en la número 71 proponen «la creación de un Ministerio de Familia. Promulgación de una ley orgánica de protección de la familia natural que la reconozca como institución anterior al Estado. Buscaremos la todavía lejana convergencia con la media europea en cuanto a prestaciones familiares». Abascal dijo el jueves en el Club Siglo XXI que si gobiernan cambiarán la palabra «matrimonio» de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo que aprobó el Congreso en 2005. «El matrimonio homosexual me parece bien. Es una cuestión de derechos y de dignidad de los homosexuales», defiende Marco, de cuyas palabras se desprende el desacuerdo con esa medida.

Una de las principales tesis del pensador es que la izquierda se ha apropiado de los derechos de los homosexuales. En parte lo ha hecho por la actuación del PP en 2005, cuando se aprobó la ley. «En su momento hubo una falta de reflejos en el Partido Popular», reconoce. «Habría sido posible hacer un contrato de unión civil entre personas del mismo sexo sin llamarlo matrimonio, que era el término polémico», opina.

Marco tiene una página web en la que escribe un blog. En él, hay una categoría llamada «Gay» en la que reúne varios artículos reflexionando sobre la homosexualidad en el mundo. Una de sus principales tesis es que la izquierda se ha apropiado de los derechos de LGTBI. Según Marco, no habría que mezclar la orientación sexual con la política. «Se exagera en cuanto a la identificación de la homosexualidad con una posición política determinada, siempre de izquierdas. La homosexualidad no atañe a la ideología de las personas, como no atañen otros aspectos de su intimidad», sostiene.

Parte de la culpa de que Vox sea tachado de partido homófobo la tiene la integración de sus listas, formadas por personas conservadoras de ideología de derechas. El nombramiento más polémico fue el de Fernando Paz, quien iba de número uno del partido por Albacete. Paz, que se presenta como historiador, sostiene que la homosexualidad se puede corregir, como afirmó en una entrevista en Espejo Público: «Si tuviera un hijo gay lo que haría es ayudarle, hay terapias para reconducir su psicología». Ante la polémica por su nombramiento, presentó su dimisión, le sacaron de las listas y denunció una «cacería mediática». En su lugar han puesto a Rafa Lomana, hermano de la archiconocida Carmen Lomana. Su salida supone un alivio para los candidatos de Vox y Marco condena sus palabras: «No estoy de acuerdo con las opiniones de Fernando Paz y me alegro que Vox haya decidido que no lo representa», zanja.

Marco vive con naturalidad su homosexualidad. De manera consecuente, no la mezcla con su ideología y su tono pausado y reflexivo da una idea decómo será su trabajo en la Cámara Alta. Quizá todo sea gracias a la manera en la que su familia aceptó su opción sexual. «Yo no he sufrido la homofobia. He debido de ser un privilegiado porque siempre he vivido en un ambiente tolerante y respetuoso».

El Mundo, 30-03-19

0Te gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

Sin comentarios todavía.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se ha excedido el tiempo. Por favor, actualice para confirmar.

ipsum libero. Sed diam luctus non ipsum elementum ut fringilla mi,