¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

Crispación a la española

YouTube video player

Ahora que en nuestro país se ha desencadenado una dura batalla política, se vuelve a hablar de las dos Españas, del enfrentamiento sempiterno propio de una incultura cainita, de la estampa de Goya o de la incapacidad genética de nuestra raza para convivir en paz y feliz armonía.

Es una explicación demasiado socorrida y algo más que gastada.

Los españoles suelen creer, por ignorancia o por vanidad, que son el único pueblo que vive el debate político como el enfrentamiento de dos naciones, incompatibles una con otra. Pues bien, también hubo (y hay) dos Francias, como hay dos Italias, dos Gran Bretañas, dos Estados Unidos, dos Rusias. Incluso han aparecido –quién lo habría dicho- dos Chinas. Para ser verosímil y ayudarnos a entender algo de lo que nos ocurre, al argumento de las dos Españas debería por tanto proporcionar alguna explicación acerca del factor, o los factores, que nos distinguen de esa afición por las bipolaridades, tan extendida por el mundo y que responde al mismo patrón que la nuestra. Cada una, por supuesto, con su propia mitología y sus propias querencias y aborrecimientos sentimentales.

Tampoco es particularmente español la falta de un liderazgo unificador, que ahora echamos tanto de menos por aquí. No tenemos un Aznar, ni un González, ni un Suárez (será mejor detenerse aquí, para no suscitar suspicacias innecesarias), pero habrá de reconocerse que tampoco los tienen muchos otros países. Vivimos tiempos polarizados y es frecuente –aunque no sea lo mejor, sin duda- que el liderazgo actual se nutra de la confrontación y, como dicen nuestra izquierda, o nuestros progresistas, de la crispación. O acaso no son o no han sido “crispantes”, vamos a decirlo así, Tsipras, Trump, Boris Johnson e incluso, a pesar de su cuidada imagen centrista, Macron…

Tampoco es propiamente español el clima de enfrentamiento cultural. Procede del hastío de unas clases medias y trabajadoras ante la arrogancia de unas elites que quieren imponer su programa ideológico como si fuera el único legítimo, con la consiguiente demolición – de una violencia a veces algo más que simbólica- de todo aquello que una parte muy considerable de la opinión público y la ciudadanía sabe que es por lo menos tan lícito como aquel que se les quiere imponer. Antes bastaba con el monopolio de la cultura oficial, la enseñanza y la televisión. Ahora ya no. Ahora esas elites se consideran investidas de una misión de orden religioso: utilizar esos medios para un programa de conversión a la fuerza. Como era de esperar, hay resistencias, en particular cuando esa virulencia ideológica, sostenida desde el Estado, va acompañada de una crisis como la de 2008 y viene ahora propiciada por la del covid-19, que ataca sobre todo a aquellos que esas elites desprecian. El hecho de que el clima surgido de la pandemia prometa ser de enfrentamiento no es, en ningún caso, algo propiamente español.

Lo que sí es específicamente español es la sostenida y cada más declarada voluntad antinacional de ese ataque -hecho en nombre de la igualdad, la diversidad y los derechos. También está ocurriendo en otros países occidentales, pero en el nuestro la obsesión antinacional tiene una larga tradición, de más de un siglo. Desde la Transición no ha encontrado barreras serias, ni alternativas. La izquierda progresista ha llegado a tal punto que considera lícito gobernar con quienes quieren y han intentado acabar con España, utilizando la violencia si ha hecho falta. Hoy en España se gobierna contra la otra mitad del país. Combinado esto con el hastío anterior, alguna respuesta tenía que surgir.

Lo que sorprende de esta respuesta es su naturaleza pacífica, democrática y liberal. Después de comprobar esta realidad –evidente desde siempre, para quien quisiera  verla- es posible que en el PP empiecen a arrepentirse ahora de no haber tomado la iniciativa cuando había que tomarla, hace ya demasiado tiempo. El caso es que  aquí no hay bandas violentas, ni hooliganismo, chalecos amarillos, ni exhibición de armas, ni ocupación de las instituciones.

El gesto más audaz de la “feroz” derecha española es pedir algo de dignidad a la institución parlamentaria y sacar al balcón las cacerolas. Se manifiesta bajo la bandera constitucional, se emociona con el himno nacional, aplaude a la Policía y a la Guardia Civil, da vivas al Rey. Todo muy subversivo, disruptivo y “crispatorio” para el progresismo. La izquierda progresista, aquella a la que se le llena la boca de la palabra “crispación”, aplaude, cuando no gobierna con los herederos de los terroristas, asalta a las fuerzas de orden público, exhibe banderas anticonstitucionales en cada manifestación y expresa cada vez con más descaro su nostalgia por la Segunda República y la Guerra Civil, aquellos años de convivencia, tolerancia, armonía y, faltaría más, ausencia de crispación. Buenos tiempos…

La Razón, 01-06-20

3Me gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

Sin comentarios todavía.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se ha excedido el tiempo. Por favor, actualice para confirmar.

risus suscipit justo risus. et, ante. commodo dapibus commodo venenatis ut mattis