¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

Postverdades nacionalistas (1). La nación catalana

 

La nación catalana empezó a existir entre 1892, cuando se fijaron las Bases para la Constitución Regional Catalana, también llamadas Bases de Manresa, y 1906, año en el que Enric Prat de la Riba, que había participado en el acto anterior, publicó su manifiesto “La Nacionalitat Catalana”. Antes de eso había habido una conciencia de identidad cultural, basada en tradiciones propias y sobre todo, en una lengua de gran tradición literaria y política. También había habido una conciencia intensa de particularidad política, que llevó a los catalanes a manifestarse una y otra vez en defensa de sus fueros.Lo primero se había manifestado a todo lo largo del siglo XIX en la Renaixença y el catalanismo, movimientos culturales, también políticos, de recuperación de la lengua, la historia y las costumbres y el derecho propios. Lo segundo llevó a buena parte de Cataluña, en particular la más rural, a alinearse con el carlismo en contra de la Monarquía constitucional. Esta Cataluña carlista es hoy el bastión del independentismo nacionalista.

La reivindicación de la “nación catalana”, inédita hasta 1906 y en combinación con una fuerte reivindicación proteccionista para la economía local, sorprendió a todo el mundo, en particular a los catalanistas, que no veían contradicción entre la cultura propia y España. Y es a partir de ahí cuando empieza la historia no ya de la nación catalana, sino de la construcción de la nación catalana. Porque los fundadores del nacionalismo catalán tenían claro que la nación catalana no existía y que lo que habían iniciado ellos mismos era la construcción de esa nación. En un futuro que preveían muy lejano, con mucho trabajo y mucha prudencia, podría acabar siendo una nación en el sentido moderno, político, del término: un territorio con fronteras precisas y reconocidas, una población con conciencia de formar una unidad (un “pueblo”) y un Estado soberano. Aquello iba a requerir también personajes de un temple muy especial: con una visión estratégica fuera de serie y una tenacidad y una paciencia extraordinarias.

Evidentemente, los nacionalistas tendían a afirmar que esa nación ya existía, a ser posible desde tiempos inmemoriales y con características propias y repetidas en el tiempo. La afirmación de una cultura catalana propia era así recuperada para la construcción de la nación. El nacionalismo se postulaba por tanto como el liberador y emancipador de esos pueblos o esas culturas sin plasmación política, lo que le otorgaba una legitimidad histórica y sentimental propia. Ahora bien, el nacionalismo político, en sí, era una idea política muy reciente, nacida en Francia pocos años antes y copiada a partir de ahí por muy diversos movimientos en toda Europa. Superioridad racial, desconfianza ante el trabajo disolvente del liberalismo, miedo a lo que entonces se llama “desenraizamiento”… Las obsesiones identitarias se resumían entonces en la advocación de “la tierra y los muertos”, con el añadido de la sangre por aquello de la pureza. Lo que hoy es cultura era entonces raza. Cambia el nombre, no el contenido.

Los nacionalistas catalanes son, en esto, perfectamente homologables a los que por entonces surgieron en todas partes, desde Alemania a Italia, pasando por el nacionalismo vasco y el español. De hecho, el nacionalismo es una ideología muy práctica y adaptable: basta con cambiar los adjetivos nacionales. Los nacionalistas son excelentes traductores, de los que afirman con gran convicción que la traducción es imposible.

También resultaron muy convincentes a la hora de propagar la idea de que esa nación que ellos querían construir era algo real. Tanto que incluso los nacionalistas se lo han tomado en serio. En dos ocasiones, en 1934 y ahora, en estos años de reivindicación independentista desde 2012, han planteado un desafío frontal al Estado español, en la actualidad también a la Unión Europea. En el primer caso, el intento resultó fracasado porque prematuro. De hecho, los nacionalistas más conscientes vieron que aquello haría retroceder el movimiento, necesitado de muchísimo tiempo y enfrentado a adversarios muy poderosos, en particular el Estado. Ahora el impulso lleva el mismo camino. Eso sí, por el momento no se escuchan voces, dentro del campo nacionalista catalán, que hagan la crítica del acelerón irresponsable –irresponsable desde el punto de vista de la construcción nacional- de estos años, como sí ocurrió el año 34 y como sí se han escuchado en el nacionalismo vasco.

La causa de esta unanimidad viene probablemente del avance de la propaganda y la educación nacionalista en Cataluña, que ha llevado a extender la convicción nacionalista a una parte muy importante de la población catalana, como nunca había ocurrido. También procede de la crisis económica. Cuando estábamos a punto se ser intervenidos por la UE, la crisis pareció respaldar otra de las afirmaciones clásicas del nacionalismo catalán, la de que si bien Cataluña sí es una nación, España no lo es, o lo es fallida, sin soldar, sin verdadera cohesión: el rescate sería la rúbrica de este fracaso histórico, que se remontaba muy lejos, en particular al fracaso de la nación constitucional, que es otra de las grandes obsesiones de los nacionalistas de todas las nacionalidades.

Aquí el nacionalismo catalán ha contado con grandes aliados más allá de su territorio natural, en particular todos aquellos que afirman lo mismo, continuando una tradición española que se remonta a los mismos años en los que surgió el nacionalismo catalán, es decir en torno al 98. La falacia de la afirmación de la existencia de la nación catalana se ha apoyado por tanto en otra falacia, la de que la nación española no existe, repetida una y otra vez desde los institucionistas, los regeneracionistas, los noventayochistas o los republicanos, con Azaña a la cabeza de la demolición del liberalismo español. Esta idea tiene todavía muchos herederos, desde la España plurinacional de los socialistas a los entusiastas intentos de deconstrucción nacional (española) realizados en la Universidad y que han contado con el respaldo sistemático del Estado español, con independencia del color político de los gobiernos. Habrá que ver cómo el 1-O cambia, si es que cambia, este estado de cosas.

La Razón, 18-09-17

Postverdades nacionalistas 2. Derecho a decidir

Postverdades nacionalistas 3. La superioridad catalana

Postverdades nacionalistas 4. El diálogo

0Te gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

Aenean dapibus elit. Aliquam id, leo. odio risus.