¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

Gaza. Una utopía islamista

Entre la opinión pública de los países democráticos se ha extendido la preocupación por las acciones del Estado Islámico, antes EIIL, en la zona que controla, extendida entre Siria e Irak. Bajo el mando del “califa” Abu Bakr al-Baghdadi, el EI ha ordenado la conversión inmediata o la expulsión de todos los infieles (es decir, de los chiítas y los cristianos, porque judíos hace tiempo que ya no quedan en la región), ha ordenado la mutilación genital de las niñas y está procediendo a la destrucción sistemática (y al pillaje) de los monumentos y los restos arqueológicos de la zona, la más venerable, la más importante de la historia de la humanidad.

 

Sin embargo, el EI no hace nada que no se supiera que iba a hacer un grupo como éste. Una de las ventajas del fundamentalismo islamista es que especifica con claridad, sin dejar el menor resquicio a la ambigüedad, sus intenciones. El EI sigue un programa que cualquiera, cualquiera que haya querido enterarse, conoce desde hace años.

Y no sólo existe el programa. También existen precedentes. Los hay históricos, como puede ser la conquista del norte de África, de España y de Sicilia en el siglo VIII, sobre los cuales existen testimonios que dicen lo mismo que está ocurriendo ahora mismo en Siria y en Irak. Y hay otros precedentes de los que hemos sido, y somos aún hoy, testigos. Así ocurrió con el régimen talibán en Afganistán, hasta que las democracias liberales decidieron intervenir. Otro ejemplo es Gaza.

La Franja de Gaza es un territorio con una población palestina bajo el gobierno de una organización también palestina, Hamás, que ganó unas elecciones en 2006. Hamás tiene la particularidad de ser también una organización terrorista con un brazo armado destinado no a imponer el orden, sino a sembrar el terror en su vecino Israel.

Hay más todavía. La franja de Gaza puede ser considerada, además, el objeto de un experimento. En esta perspectiva, Hamás no sólo juega el papel de gobernante. Ha hecho algo más, y es poner en marcha una utopía islamista en la que, además de crear las condiciones de una vida respetuosa con el islam fundamentalista que Hamás profesa, se han creado también las condiciones para que buena parte de la población, 1.800.000 personas, estén dispuestas a participar en el objetivo último de Hamás, que es la destrucción de Israel y la aniquilación o la expulsión de sus ciudadanos.

La Carta Fundacional de Hamás, de agosto de 1988, deja bien claro la ideología racista, antisemita y terrorista de la organización.

El artículo 6 especifica su islamismo radical: “El Movimiento de Resistencia Islámica es un distinguido movimiento palestino, que entrega su lealtad a Alá, y cuyo modo de vida es el islam. Lucha por alzar el estandarte de Alá sobre cada pulgada de Palestina.”

El artículo 7 aclara el antisemitismo, en este caso un antisemitismo clásico de origen islámico: “…el Movimiento de Resistencia Islámica aspira a la realización de la promesa de Alá, en tanto tiempo como haga falta. El Profeta, que Alá le bendiga y le dé la salvación, ha dicho: ‘El Día del Juicio no llegará hasta que los musulmanes combatan contra los judíos, cuando el judío se esconderá detrás de piedras y árboles. Las piedras y los árboles dirán: Oh musulmanes, oh Abdulla, hay un judío detrás de mí, ven a matarlo. Sólo el árbol gharkad no lo hará, porque es uno de los árboles de los judíos’”.

El artículo 8 especifica con claridad difícil de superar los objetivos de Hamás: “Alá es su meta, el Profeta es su modelo, el Corán su constitución: la Yihad es su senda, y la muerte por Alá es su más alto anhelo.” (Ver también el artículo 9, que preconiza la restauración del islam y el “establecimiento del Estado del Islam”.)

El 13 permite entender las bases de la guerra preconizada por Hamás: “Las iniciativas, y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales, están en contradicción con los principios del Movimiento de Resistencia Islámica” y “No hay solución para la cuestión palestina si no es a través de la Yihad”.

El 32 define la estrategia panislámica de Hamás contra el sionismo.

Nada de todo esto son declaraciones de gente delirante. La Carta Fundacional define un programa serio, con unos objetivos y una estrategia meditados. Hamás las ha puesto en marcha en la franja de Gaza, que se rige, en última instancia, por esta carta fundación del movimiento que la gobierna. Si se tiene en cuenta la existencia previa de esta ideología y de estos objetivos, entenderemos lo que ocurre allí: la enseñanza sistemática del odio a Israel, la estrategia del terrorismo suicida, la represión sistemática de cualquier forma de libertad de expresión, la represión de cualquier forma de vida ajena al islamismo –por ejemplo, la homosexualidad-, la utilización de la ayuda internacional para construir una ciudad subterránea en la que, protegidos por la población civil al servicio de la yihad, se concentren los cuadros de la organización, sus militantes y las armas destinadas a acabar con Israel. Y la guerra declarada a Israel, aun sabiendo que no existe la menor posibilidad de ganarla. El conjunto de la franja de Gaza la población entera, están sometidas a este experimento.

 ***

 Como todas las utopías, esta desaparecerá en medio de una catástrofe, sin dejar nada aprovechable, pero habiendo causado entretanto todo el daño posible, en particular a los que han tenido que vivir con ella.

En el caso de Hamás, esta guerra con Israel puede significar el final de la organización. Está aislada internacionalmente, con el único apoyo serio de Qatar. Geográficamente, Hamás no puede salir de la zona ni importar nada. No tiene forma de renovar su arsenal (anda en negociaciones con Corea del Norte), y la operación del Ejército israelí dañará para bastante tiempo su capacidad de sembrar el terror. Israel tiene la oportunidad de formar parte de una coalición (con Egipto y Arabia Saudí) para desmilitarizar Gaza. Y Mahmud Abás tiene la posibilidad de llegar a ser el líder del conjunto de los palestinos y negociar un acuerdo generoso para la población de Gaza.

Claro que todo eso requiere abandonar la utopía islamista, algo que Hamás no hará nunca. Tampoco parece dispuesta a hacerlo una parte de la opinión pública occidental, que se empeña en mantener vivos sus sueños alternativos a costa de lo que sea, incluido el sufrimiento de centenares de miles de personas atrapadas en el delirio de una banda terrorista.

El Medio, 28-07-14

0Te gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

Phasellus libero. vulputate, efficitur. Aliquam vel, in diam dolor