¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

La reina castiza frente al liberalismo español

Isabel II. Imágenes de una reina, Jorge Vilches. Madrid, Editorial Síntesis, 391 págs.

 

La biografía es un género difícil. En España, la historiografía dominante, de carácter marxista o acomplejada, le prestó poca atención. No le gustaba la investigación y el relato de la vida de los individuos. Suelen destruir tópicos y poner en dificultades las sacrosantas leyes de la Historia, aquellas que les gustan a los se empeñan en anular la libertad de las personas.

 

Ahora ya no estamos en esas, por mucho que la historiografía dominante sigue recelando del género. La biografía, género narrativo y popular, se ha impuesto en las editoriales y en las librerías. No por eso se ha vuelto más fácil. Requiere lo que cualquier género histórico, es decir un buen conocimiento de las fuentes y de la situación, y algo más: intuición, imaginación y capacidad expresiva para llegar a ese núcleo moral último que da sentido a la vida de una persona y permite comprender la raíz y el significado de sus decisiones.

En general, cuanto más pública sea la figura del biografiado, más arduo es llegar a ese núcleo. Se acumulan documentos y testimonios, pero no se consigue adivinar lo que hay detrás. Peor aún, hay veces que estos sirven sólo para transmitir una visión que se sabe, o se adivina, manipulada.

El caso de Isabel II resulta al mismo tiempo extraordinario y ejemplar. Sobre la Reina castiza se han vertido tales cantidades de chismes, rumores y enredos, que resulta casi imposible ni siquiera imaginar con verosimilitud la realidad última de la persona. Ella misma, no siempre tan inconsciente como parece, contribuyó a crear esa fabulosa maraña en la que la reina devota y sinceramente católica es indiscernible de la ninfómana obsesionada por el sexo.

Ante esto, la historiografía competente de los últimos años ha optado por dos líneas opuestas. Una es la de Ricardo de la Cierva, que en un ejercicio de narración e intuición extraordinario, apartó los escrúpulos para introducirse, como se dice, en la piel del personaje. El resultado es el gran Vida y amores de Isabel II (1999), que cualquier interesado en Isabel II y en la España del siglo XIX debe conocer. En la otra punta está José Luis Comellas, que en su importante Isabel II. Una reina y un reinado (1999), descarta la vida íntima del personaje –sin dar necesariamente por malo todo lo que se había dicho hasta ahí- para centrarse en la vida política y lo acontecido en la sociedad española durante su reinado. Un poco entre las dos opciones, quedan biografías esclarecedoras, como la de Carmen Llorca. Sin hurgar excesivamente en la vida privada de la Reina, Carmen Llorca no pudo dejar de reconocer las implicaciones que esta tuvo en la vida política del país durante más de veinte años, entre 1847 y 1868.

Jorge Vilches irrumpe en este panorama con una novedad. De Vilches eran conocidos, sobre todo, sus estudios sobre el Partido Progresista español y la biografía de otra leyenda del XIX como es Emilio Castelar. Al abordar la figura de Isabel II, y bien consciente de las trampas que habría de sortear, Vilches ha optado por estudiar, más acá del propio personaje, las imágenes de la Reina.

¿Cómo se pasó del “iris de paz y libertad”, de la encarnación de la nación liberal de los primeros años del reinado, a ese saco de podredumbre, crueldad y arbitrariedad de los últimos? ¿Y cómo se acabaron fijando dos imágenes de la Reina que han perdurado hasta nuestras días, la del sórdido esperpento valleinclanesco y la de la mujer “de los tristes destinos”, engañada y manipulada, de los Episodios Nacionales de Galdós?

Jorge Vilches reconstruye, siguiendo la vida de la Reina, el nacimiento, la evolución y el éxito de estos dos grandes tópicos, con los que se ha instruido todo un juicio, para emitir sentencia, sobre el liberalismo español. O bien su condena, como si Isabel II fuera la perfecta encarnación de los males inherentes al liberalismo. O, del otro lado, un intento de rescate para defender ese mismo liberalismo puesto en cuestión por quienes –dicho sea de paso- no siempre asumen el auténtico significado del juicio moral que hacen pesar sobre la conducta de la Reina.

Así contado, el planteamiento de este libro puede llamar a engaño. Parece que este Isabel II. Imágenes de una reina fuera un ejercicio de deconstrucción de las narrativas urdidas, con evidentes fines políticos, sobre la reina castiza. “À la” posmoderna, Vilches jugaría un poco la carta de Cánovas, que desterró a la reina de la vida política para refundar el régimen liberal sobre una nueva imagen de la dinastía, llegando incluso a destruir documentos comprometedores para evitar interferencias indeseadas.

Pues bien, no es así, y es aquí donde este Imágenes de una reina cobra un interés añadido. Jorge Vilches ha manejado exhaustivamente fuentes conocidas y otras que lo son menos, como las de los documentos de la reina María Cristina y su esposo en el Archivo Histórico Nacional. La realidad de la vida nada edificante de Isabel II queda más que demostrada. Peor aún, está claro que este hecho tuvo consecuencias en la vida política y dificultó la estabilización del régimen constitucional y liberal en España. La responsabilidad de los políticos, casi de cualquier signo, que utilizaron y manipularon a Isabel II y su imagen, es abrumadora. No lo es menos la de la propia reina. Así es como el análisis de las imágenes deja paso a la biografía pura y simple, la de verdad, la que se enfrenta a la mujer, a la Reina, tanto más interesante cuanto más se ha negado el propio autor a dejarse llevar por el género.

Hay que reconocer a Vilches su valentía y su claridad por partida doble, quizá triple. Primero, al investigar la formulación y el enquistamiento de las imágenes de Isabel II y su gigantesca repercusión política. Segundo, al dejarse llevar por su instinto de historiador y abordar –también- el género biográfico con todas sus consecuencias. Y por último, por ser capaz de despejar de una vez la maldición que seguía pesando sobre el liberalismo español por causa del reinado de Isabel II. Deslindadas las responsabilidades, se abre de una vez por todas la puerta a una visión desacomplejada del propio pasado. La historia vuelve por sus fueros. Por eso mismo, permite una nueva fundamentación del liberalismo, sin el cual el presente de nuestro país resulta incomprensible.

Libertad Digital, 05-07-07

0Te gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

risus. vel, velit, Donec quis, Praesent dapibus venenatis, massa