¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

La huida a Egipto

Cuando Herodes, celoso de su autoridad y su poder, aprende que ha nacido el “jefe” que guiará al pueblo de Israel, ordena matar a todos los niños menores de dos años en Belén y los alrededores. Jesús se salva por la intervención divina, que avisa a José de lo que espera al niño si se quedan y le ordena salir a Egipto.

Desde el primer momento, la vida de Jesús está puesta en riesgo por el poder. En este caso, por un aparente malentendido, repetido en los días de la Pasión, cuando Jesús sea proclamado Rey de los Judíos por Pilato. Claro que hay algo más. No se trata de una simple cuestión de competencia por la que la que los soberanos desconfíen de quien puede aspirar a su puesto. Hay también, en particular en Pilato, un profundo desconcierto ante quien afirma ser el soberano del Reino pero, al mismo tiempo, no toma las medidas que afirma están en su poder para defender su vida y su dignidad.

Eso es lo que prefigura la huida a Egipto. Puede ser tomada, muy al pie de la letra, como la huida de unos desvalidos ante la arrogancia y el miedo de los poderosos. Y sin embargo, es sobre todo el anticipo del conflicto que se presentará años más tarde cuando Jesús, convertido en “signo de contradicción”, destroce, a veces con extrema violencia verbal, la unidad en la que lo político y lo religioso se acunaban mutuamente hasta entonces.

Hoy ya no estamos en ese punto. La política no tiene el freno que le puso el cristianismo y por el que fue perseguido tantas veces desde aquella memorable huida a Egipto. Queda la capacidad del alma cristiana para oponerse a su absorción por el poder y el rotundo No de Cristo a esa fusión que hoy se aspira a reconstruir desde otras bases, como si la política, introduciéndose en todas partes, quisiera convertirse en una nueva fórmula de las llamadas religiones políticas del siglo XX. Seguramente ahí está la causa de la permanente desconfianza al cristianismo de la que tantas pruebas dan los poderosos en nuestro país, y por eso viene bien que este proyecto encuentre opositores en el mismo terreno de la política. ¡Felices fiestas, queridos amigos!

La Razón, 21-12-18

Nicolas Poussin, La huida a Egipto, Musée des Beaux-Arts, Lyon

5Me gusta
JOSÉ MARÍA MARCO
2 Comentarios
  • Julio César De León Barbero
    28 diciembre, 2018

    Siempre te leo los viernes José María. Tus artículos resultan siempre inspiradores. Que el 2019 sea un año de oportunidades para el éxito personal y profesional. Un saludo cordial y abrazo desde Guatemala.

    • José María Marco
      José María Marco
      2 enero, 2019

      Querido Julio César, muchísimas gracias por tu comentario y tu felicitación. ¡Feliz año para ti también!

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se ha excedido el tiempo. Por favor, actualice para confirmar.

mi, vulputate, Lorem libero. ultricies id pulvinar vel, non Nullam accumsan