¡Suscríbete y recibirás nuestra Newsletter: 'Los viernes de Marco'!
 

Constant. La libertad y el amor

Adolfo, la extraordinaria novela de Benjamin Constant, cuenta la historia de la apasionada historia de amor entre el protagonista, que da nombre a la novela, y su amante, la hermosa y desdichada Ellénore. Cuando Ellénore muere, víctima de la indiferencia de Adolfo, este comprende su nueva situación: “Era libre, en efecto, ya no me amaba nadie: para todo el mundo era extranjero.”

Adolfo proseguirá una vida desgraciada, sin seguir ninguna ruta fija, sin hacer carrera útil, habiendo consumido “sus facultades sin más dirección que el capricho, sin más fuerza que la irritación”. Es el precio que el joven paga por su libertad, habiéndose librado al fin de una mujer a la que nunca quiso. (Bien es verdad que el famoso capítulo IV arranca con una larga y maravillosa frase que evoca, a cargo del mismo protagonista, el encanto del amor: “…quien te ha conocido no sabría describirte”.)

La libertad tiene, efectivamente, este inconveniente: que puede llevar a una situación tal que el amor propio haya creído que se bastaba a sí mismo y que puede sustituir el afecto ajeno, que obligadamente comporta compromisos y, llegado el caso, obligaciones. Adolfo no es capaz de amar porque no quiere que le amen, aunque sólo el abismo al que se enfrenta cuando esa posibilidad desaparece de verdad le lleva a darse cuenta de cuál es su posición de desarraigo.

Adolfo se inspira en parte en el amor que unió a Constant y a Mme de Staël durante largos años, hasta que él se enamoró de una joven con la que acabaría casándose. La novela puede ser considerada, de hecho, como una forma de distanciarse, y al cabo romper con su célebre y exigente amante. En un texto más explícitamente autobiográfico, el Cuaderno rojo, que cuenta su niñez y parte de su primera juventud, Constant introdujo algunos elementos de reflexión.

Un día decidió fugarse a Inglaterra, y el recuerdo de aquel viaje sin objeto le lleva a evocar las singularidades de la sociedad inglesa -también la escocesa-, tan respetuosa de los derechos y seducida por la extravagancia de aquel joven aristócrata, sin un duro, que se dedicaba a recorrer la isla montado en su pequeño, y viejo, caballo blanco.

El afecto por las peculiaridades de los ingleses no le impide recordar que por aquel, antes de la revolución, se podía cruzar el canal de la Mancha y entrar en Inglaterra, o en Francia, sin pasaporte. Y es que desde entonces los franceses, al intentar ser libres, han establecido la esclavitud en su casa y en la de los demás. Cuando vuelve de aquella excursión, que no acaba bien aunque Constant se lo pasara en grande, hace un trecho del viaje con otro joven, esta vez de Berna, ante quien se dedica a criticar el régimen aristocrático que, según él, regía la ciudad suiza y el Cantón de Vaud (cuyo lema es “Liberté et Patrie”). Lo que le asombra, otra vez con la Revolución Francesa de por medio, es el respeto  con el que eran acogidas palabras tan críticas -y tan ácidas, adivinamos nosotros: “la escasa importancia que se daba entonces al enunciado de cualquier opinión, y la tolerancia que distinguía aquella época. Si hoy en día alguien dijese la cuarta parte de algo parecido, no estaría seguro ni una sola hora.”

Se han publicado recientemente algunos textos de Constant –entre ellos la célebre Libertad de los modernos y otro sobre la monarquía, a cargo del profesor Ángel Rivero. No viene mal, a la hora de entender el pensamiento de Constant, echar una ojeada a su obra literaria.

Club Libertad Digital, 01-08-19

3Me gusta
JOSÉ MARÍA MARCO

Sin comentarios todavía.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se ha excedido el tiempo. Por favor, actualice para confirmar.

luctus dictum ut nunc ipsum risus mattis